¿Has hecho alguna vez el firme propósito, por ejemplo, de adelgazar y en la primera semana de régimen has llegado a casa después de haberte matado en el gimnasio y te has comido tres donuts (así de premio light), mandando a la mierda el régimen? ¿Te prometes una y otra vez hacer algo que luego jamás cumples? ¿Te apuntas al gimnasio y en cuanto caen tres gotas de agua decides que no es un buen día para ir? ¿Tienes que acabar una presentación y preparártela, pero en lugar de eso decides que es un buen momento para ponerte a limpiar y organizar el trastero (trastero que by the way hace tres años que no tocas)?

¿Te has preguntado alguna vez por qué haces lo que haces? ¿Por qué sigues actuando ante determinada situación de la misma manera, a pesar de ver y saber qué no te está dando el resultado que quieres? ¿Te has visto en una situación qué, a pesar de no querer hacer algo lo has acabado haciendo sin poderte controlar y como si una fuerza descomunal se apoderase de toda tu voluntad? ¿Por qué tienes comportamientos que no entiendes y sabes que te están limitando? ¿Por qué sigues con una actitud con tu pareja o en el trabajo que sabes que te está perjudicando? Bienvenido al fascinante mundo de los comportamientos. Casi nada.

Y en el mundo de los comportamientos el saboteador que todos llevamos dentro, es el rey. Si, todos llevamos un pequeño o gran saboteador dentro, y por ende en mayor o menor medida todos nos autosaboteamos. Todos, en algún momento de nuestra vida, tenemos comportamientos autosaboteadores que son más o menos destructivos y persistentes en el tiempo. A veces somos conscientes de ello y otras no. En ocasiones nos damos cuenta de ello al mirar atrás.

¿Qué es el autosabotaje?

 

Según la RAE el sabotaje es «oposición u obstrucción disimulada (y tanto) contra proyectos, órdenes, decisiones, ideas, etc…»

Bien, el autosabotaje es, hacer de manera inconsciente, cosas que nos impiden lograr lo que queremos. El autosabotaje es cuando quiero y no quiero, pero obviamente gana el no quiero.

El autosabotaje se da cuando quiero conseguir un objetivo, una meta (adelgazar, hacer deporte, un ascenso, tener una relación etc…) ,pero hago acciones que me van a llevar a conseguir los resultados contrarios a lo que quiero y deseo, con un plus añadido, como no cumplo lo que me prometo, mi autoimagen empieza a ponerse en peligro, y mi amigo aquí el autosaboteador llama a su súper amigo el juez interior y me digo de todo menos guapa.

¿Es que somos tontos? ¿Es nuestro subconsciente, nuestro software interno, un imbécil de cuidado? Pues no, hoy vamos a intentar desenredar esta maraña.

Los seres humanos ni somos imbéciles, ni nuestro subconsciente (ese lugar dónde hemos ido subiendo toda nuestra programación) nos quiere joder la vida. Y si estás haciendo lo qué estás haciendo (autosabotaje incluido) es por algo, y ese algo se llama «beneficio». Te comportas así porque recibes un beneficio de ello, y es muy posible que no seas consciente ni de la razón ni del beneficio que obtienes.

¿Por qué nos autosaboteamos?

En cada decisión de hacer o no hacer que afrontas en tu vida, sin saberlo, se está librando una batalla interna a muerte. Los seres humanos estamos programados para alejarnos del dolor y acercarnos al placer. Es decir, no hacemos algo porque en lo más recóndito de nuestra mente lo tenemos asociado (hemos hecho nosotros esa neuroasociación y nuestro potente subconsciente nos ayuda a ello) al dolor. Y hacemos lo que hacemos porque nos beneficia (o eso creemos nosotros, claro). Todo comportamiento esconde una intención positiva por mucho que a nosotros no nos lo parezca.

Algunas de las causas del autosabotaje son:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Obviamente todas las causas del autosabotaje operan a un nivel absolutamente inconsciente, si no ¿Qué fácil sería, no?

 

Y el saboteador ¿Cómo actúa?

Nuestro autosaboteador particular actúa de mil formas para evitar que tomemos acción por aquello que queremos… La buena noticia es que todos llevamos dentro también a un superhéroe. Saber como actúan ambos es necesario para poder empezar a cambiar aquello que nos impide llegar a nuestro objetivo.

 

¿Cómo superar el autosabotaje?

 

La superación del autosabotaje supone un serio compromiso con uno mismo y un elevado nivel de autodisciplina.

Para ello debemos comenzar por:

 

 

 

Una respuesta

  1. Vanessa, estás ayudando muchísimo, aportando con gran valor. A parte de genio y figura, una campeona.
    Espero ser alumno tuyo en octubre, no me lo pierdo. Es lo más clarificador que he visto en todo el crecimiento personal.
    Gracias, infinitamente.🤗

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *