El mayor obstáculo para conseguir éxito en todo aquello que emprendamos en nuestra vida o en cualquier cambio que queramos realizar son las limitaciones programadas en nuestro subconsciente.

En el libro «La biología de la creencia» el Dr. Bruce H. Lipton nos cuenta que la mayoría de nosotros nos enzarzamos en batallas con nuestro subconsciente cuando tratamos de contrarrestar la programación que tenemos (creencias), bien porque nuestros padres nos la impusieron cuando éramos niños a fuerza de repetirnos el mismo mensaje una y otra vez, bien porque nos hemos tragado de adultos lo que otros nos han repetido incansablemente o bien por lo que nos repetimos nosotros bombardeando así a nuestro subconsciente.

Según este biólogo los métodos convencionales para eliminar cualquier comportamiento destructivo pasan por medicación y terapia conversacional. Los métodos más innovadores prometen cambiar nuestra programación mediante el reconocimiento de que no tiene sentido razonar con nuestro subconsciente. Estos métodos resaltan la importancia de los descubrimientos de la física cuántica que relacionan energía y pensamiento. Y es ahí hacia dónde nos dirigimos.

Para él, sería mucho más fácil ser educado desde un principio a fin de desarrollar todo nuestro potencial genético y creativo. Y por ende convertirnos en padres más responsables midiendo mucho lo que les decimos a nuestros hijos y por tanto lo que estamos sembrando en su subconsciente. De esta forma la reprogramación siendo ya adultos sería innecesaria.

No es plan de llamar ahora a nuestros padres y echarles la culpa de todos nuestros males. A fin de cuentas ellos son seres humanos como nosotros y también traen una programación de serie de sus padres o de vete tú a saber qué y lo hicieron lo mejor que supieron en ese momento.

Ahora como adultos que somos, una vez más, podemos tomar las riendas de nuestra vida y reprogramar nuestro subconsciente.

 

Cómo reprogramar el subconsciente

Existen bastantes técnicas para reprogramar el subconsciente. El denominador de todas ellas es la disciplina y la constancia.

Dos de las técnicas más exitosas para reprogramar el subconsciente son las visualizaciones y el bombardeo al que le podemos someter mediante la repetición de algo (así es cómo hemos formado la mayoría de las improntas que tenemos en él).

El objetivo de estas técnicas es elegir conscientemente lo que quieres grabar en tu subconsciente. Y esto no es yuyu magic ni magia borrás, es usar exactamente la misma técnica que usaste para programarte pero siendo consciente esta vez de lo que quieres tener grabado ahí.

 

La visualización

Podríamos decir que la visualización es como si te sentarás en un cine a ver una película sobre lo que te gustaría conseguir o manifestar en tu vida. Eligiendo muy cuidadosamente esas imágenes.

Visualiza el objetivo que quieres alcanzar o la versión de ti mismo que ansíes ver en tu realidad. No tiene porque ser algo material. Imagínalo con todo tipo de detalles, cuantos más mejor, sintiéndote como si ya lo hubieras conseguido. Intenta imprimir toda la emocionalidad que puedas a esta película que estás viendo. No te quedes en mirar. Siéntelo.

Imagina que te dirás a ti mismo el día que lo hayas conseguido, cómo te sentirás, cómo caminarás por la calle, qué te dirás a ti mismo cada mañana al abrir los ojos, cómo irás vestido, qué reloj llevarás, cómo olerás, etc…. Imagina y visualiza TODO.

Y te repito, cuanta más emoción seas capaz de imprimir, mejor.

RECUERDA: Nuestra mente no distingue lo qué es real de lo que no lo es y para ella el concepto tiempo como que no existe, para la mente todo está pasando  y está pasando ahora.

El momento idóneo para hacerlo lo decides tú. Hay a gente que le funciona hacerlo por la mañana nada más levantarse y por la noche antes de irse a dormir. A mí, por ejemplo, tengo comprobadísimo que si lo hago por la noche de toda la emoción que le imprimo me entra el subidón del siglo y así no hay quien duerma después. Así que yo lo hago por las mañanas nada más levantarme, cuando salgo a correr y en cualquier trayecto que tenga que hacer. Me pongo mi música y a imaginar.

DESÁTATE…. Si tienes que gritar, grita. Si tienes que llorar de la emoción, saltar, bailar, hazlo. Quítate el corsé ya de una vez, que los corsés aprietan y aprietan mucho.

 

Bombardear al subconsciente por medio de afirmaciones

Aquí usamos la misma técnica que las visualizaciones. El objetivo es el mismo. Al principio tendrás un poco de resistencia ya que saldrá la vocecilla implacable del juez que todo llevamos dentro y te dirá «No, no, no, eso no es posible ¿A quién quieres engañar? Pero te invito a que sigas…. la voz se callará.

Suma visualizaciones a tus afirmaciones para generar más impacto. Si quieres aprender a hacer afirmaciones que sí funcionan, te invito a que te descargues mi ebook gratuito aquí 

 

Siempre recomiendo unir a estas técnicas, e incorporar a la vida diaria la práctica de la meditación. Ayuda a calmar la mente y además es un entrenamiento mental que aporta muchos beneficios.

La disciplina que se requiere para reprogramar el subconsciente es muy elevada pero la recompensa es increíble.

Obviamente no te quedes sólo en esto. Toma acción por pequeña que sea, no dejes de tomar acción cada día de tu vida.Sin prisa pero sin pausa, a tu ritmo, pero no pares. Sueña a lo grande pero da pasos pequeños. Sal al mundo, deja que te vean…

 

[kkstarratings]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *