Superar una ruptura… ¡Ay! Desde luego la cosa más fácil del mundo no es.

Sí, las rupturas amorosas son el fucking drama del siglo. Desde luego yo no las quiero ni regaladas…. Aún recuerdo el día que estando en mi casa con mi amigo Javi clamé al cielo que me dejará de enviar dramas existenciales, que porqué no podía yo tener dramas amorosos como todo el mundo, decía entonces. Pues dicho y hecho, vamos no vuelvo a decir ni pío, bueno sí que digo pío, pero mido muy bien mis palabras antes de lanzarlas al Universo☺️

Desde luego de las rupturas amorosas también se sale pero Santo Cristo De La Luz lo que cuesta.

Seguramente si estás pasando por esto estarás viviendo una verdadera montaña rusa emocional y es normal, querer evitar esto es ridículo (👋🏻Hola Aceptación), no hay atajos. Hay que pasarlo.

Hoy te quiero dejar algunos tips que pueden ayudarte, especialmente en esos momentos en los que no haces más que pensar en él o en ella, que no te lo quitas de la cabeza, que vas por la calle y todo te recuerda a esa persona, que todo te huele a él/ella. Esto es totalmente normal, has vivido muchas cosas con esa persona, compartido muchos momentos, muchas conversaciones….. Pero honestamente aquí hay que empezar a poner un STOP muy grande (sí, así, en negrita, subrayado y con mayúsculas), porqué si no lo pones, entrarás en un bucle de pensamientos dañinos y repetitivos y no te estarás haciendo ningún bien.

Así que es hora de tomar el control de esto, quitar al piloto automático de los mandos y decretar «Aquí mando yo y solamente yo».

 

TIPS PARA SUPERAR UNA RUPTURA

 

     1.Informa a tu entorno más cercano de no hablar del José o María Alfreda de turno.

 

Una vez que tú hayas decidido contar a tus amigos que la relación está OFF, habla con ellos y pídeles que no hagáis tertulias en torno a tu ex-. Tampoco es muy recomendable que te informen de todo de lo que hace él o ella. Créeme, en esta fase es mejor vivir un poco en el mundo de la ignorancia ¿Qué necesidad tienes tú de saber ahora lo que hace esa persona? ¿Te hace bien mirar su Instagram, Facebook, Twitter, etc…? ¿Te aporta algo? ¿Dolor tal vez? Mmm…. ¿Por qué darle atención a alguien que te la ha retirado?

 

      2. No le llames, no le escribas, no le NADA.

 

Sí, yo sé que esto es muy duro y muy difícil. Realmente cuando estamos en esta fase de la ruptura estamos en una especie de síndrome de abstinencia, por eso vas a necesitar un padrino o madrina para ayudarte en esta fase.

Pide a alguien de tu absoluta confianza que te ayude y pacta con él que cuando estés a punto de «caer»  le llamarás, para que te ayude distrayéndote, escuchándote, hablando de otro tema o incluso quedando para hacer algo (obvio que no sea algo que gire en torno al ex- ni hablar de él ni nada de eso)

Tiene que ser alguien de muchísima confianza para ti y que no le vaya a molestar que le llames 564075 veces al día.

 

       3. Mantente determinado/a y firme.

 

Si por la razón que sea no tienes a nadie para que haga de padrino, te tienes que apoyar en ti. Cuando te veas con el teléfono en la mano a punto de llamarle, stalkearlo en redes, escribirle, etc… te dices «Bueno ahora me apetece mucho llamarle, pero voy a ver si dentro de tres horas me sigue apeteciendo». Te vas a sorprender… y además de bonus, un Instant Empowerment (Empoderamiento instantáneo 💪🏻)

 

       4. Negocia con tu mente.

 

En los momentos en que nuestra mente toma el control coge un pensamiento y empieza a dar y dar y dar vueltas sobre él una y otra y otra vez, entonces tienes que negociar con tu mente y tomar el control tú, diciéndola «Ahora mismo tengo cosas que hacer y no puedo estar pensando en eso, pero no te preocupes que esta noche cuando llegue a casa de 21h a [21:30]h voy a usar ese tiempo para pensar en él/ella», y así las veces que hagan falta.

Es normal que al principio la mente (por cierto, algo muy poderoso si aprendemos a manejarla pero una chunga de cuidado si ella tiene el control sobre nosotros) vuelva una y otra vez sobre lo mismo, pero con práctica y disciplina se calmará y entenderá que al mando estás tú.

 

         5. Conviértete en un portero de discoteca.

 

Para los pasos de arriba vas a necesitar estar al loro, ver y observar todo lo que quiere entrar en tu mente e incluso lo que ya haya entrado. Tienes que estar consciente de cómo te hablas, qué te estás diciendo (otro drama is coming aquí) y qué historia te estás contando.

Tienes que ser muy selectivo con lo que entra a tu mente, y en caso de que haya entrado un intruso no muy recomendable, invítale muy amablemente a abandonar la sala. A mí me funciona muy bien y me divierte mucho nominar a esos pensamientos y EXPULSIÓN INMEDIATA DE LA CASA.

 

        6. Ponte el traje de Sherlock Holmes.

 

Ahora toca hacer actividades detectivescas e investigar qué es lo que te hace sentir cuidado porque en estos momentos vas a necesitar EXTRA CUIDADOS. Y no caigamos aquí en tópicos para evitar averiguar que nos hace sentir cuidados. Me explico, cuando dices esto de «qué te hace sentir cuidado» a mucha gente se le viene a la cabeza esto de  «darme un masaje», «irme al spa» ¡Ojo! no a todo el mundo esto le hace sentir cuidado, así que ponte a investigar que es lo que necesitas tú en este momento para sentirte así y dátelo.

 

        7. Iza la bandera de la compasión.

 

Cuando te descubras o te des cuenta de cómo te estás hablando, de lo duro que eres contigo, o que llevas toooooodo el día pensando en él o en ella o que al final le has escrito, etc… en lugar de insultarte o echarte una bronca sé compasivo, sé compasiva contigo. Entiende que estás en un proceso que no es «Abracadabra y estoy bien», es un proceso complicado en el que habrá caídas y recaídas, es normal, pero afortunadamente tiene fecha de caducidad (si es que tú quieres que la tenga, claro).

 

        8. Cambios, cambios y más cambios.

 

Cambia de TO-DO. Cambias de rutinas, cambia de hábitos, cambia de gym, cambia de supermercado, cambia el camino de ida al trabajo y el de regreso a casa. Cambia tanto como puedas, y puedes cambiar mucho.

 

          9. Invierte en ti.

 

Una de las mejores cosas que le podemos dar de comer a nuestra mente para que no esté con su bla bla bla y se calme un poquito, es aprender algo nuevo. Asiste a clases y fórmate en algo que te guste mucho. La mente entrará en un estado de meditación increíble. Hacer alguna formación académica o empezar a ir a clases de Pilates, Yoga; Boxeo… lo que sea, pero que sea algo nuevo. Te ayudará un montón… Estarás tan atenta/o a lo que tienes que aprender que te aseguro que no entrará ni un solo pensamiento intruso en tu cabeza.

 

        10. Sé paciente.

 

Sé paciente contigo. Estás es un proceso que no es fácil, qué tiene sus tiempos y tú, también tienes tus tiempos. No corras, sé que quieres estar ya bien, pero no te queda otra que atravesar el camino. No lo puedes rodear, ni saltar, tienes que transitarlo…Habrá un final, no vas a estar siempre así.

Y un buen día de Diciembre en la terraza de un Starbucks acabando de escribir un post y tomándote un café pensarás que la Navidad se acerca y sonreirás, porque te darás cuenta que llegaste al final del camino 😉

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *